Se requiere Flash Player 8

JaZZiro. Jairo / Minino Garay / Baptiste Trotignon

jun 04, 15 JaZZiro. Jairo / Minino Garay / Baptiste Trotignon

Chanson a la argentina

Jairo presenta Jazziro.Junto al percusionista Minino Garay y su trío, el trovador cantará clásicos franceses con una mirada personal.

 

Formación completa. Trotignon, Garay, Jairo y Buschini. Foto: Néstor García 

Formación completa. Trotignon, Garay, Jairo y Buschini. Foto: Néstor García

    El encuentro promete un camino audaz para recrear clásicos de la canción francesa dentro de un clima jazzístico. En el centro de la propuesta, una de las voces más autorizadas para un proyecto de tales características: Jairo, uno de las grandes cantantes que dio la música argentina, que protagonizó una carrera importante en Francia.

    A la par, el trío liderado por el baterista y percusionista comprovinciano del trovador Minino Garay, integrado por el pianista francés Baptiste Trotignon y el argentino Carlos Buschini en el bajo acústico.

    Juntos, presentarán JaZZiro, una obra que nació hace un año cuando el percusionista le propuso a Jairo y a Trotignon llevar un repertorio de los grandes compositores de la música francesa a un campo poco transitado como el del jazz.

    Durante una charla de prensa en el Maipo Cabaret en la que abundaron calidez y anécdotas, Jairo y Minino hicieron unas viñetas de lo que presentarán. La música dejó entrever que la propuesta los aleja de ese fácil camino de hacer los temas sobre tiempos de swing; por el contrario, mostraron un verdadero encuentro entre la canción francesa y la improvisación.

    En esa sintonía, la versión de Elisa, de Serge Gainsbourg, con un suave aire de renqueante candombe desde el cajón, dejó al descubierto una cruza entre ritmos binarios y ternarios sobre la que navegó la fuerza interpretativa de Jairo, en una invitación al entusiasmo.

    Son dos historias con puntos de contacto en Francia. Cordobeses ambos (Jairo, de Cruz del Eje y Minino, de la capital), el cantante llegó a París en 1977 hasta 1994, cuando volvió a la Argentina, mientras Minino viajó en 1988 a la Ciudad Luz donde aún vive.

    “Nos conocimos en el ‘89, cuando Minino participó de uno de mis discos”, contó Jairo, quien a lo largo de los diecisiete años que vivió allí alcanzó a vender cinco millones de discos. “Seleccionamos un repertorio de hermosas composiciones, algunas que teníamos ganas de interpretar y otras que no son tan conocidas, y descubrí que de los catorce compositores que elegimos para el concierto conocí nada menos que a ocho. Interpretarlos, inevitablemente me conecta con una parte muy importante de mi vida”, añadió el cantante que viene de presentarse como invitado de Dulce Pontes, en el Mestiza Música, donde hicieron Indio Toba y en el homenaje a las víctimas del genocidio armenio, en el Luna Park.

    Según anticiparon, el espectáculo hará un recorrido por algunas de las piezas centrales de lo que se llamó “canción francesa de autor”. Entre ellas, el clásico Ne me quitte pas, de Jacques Brel, elegido por los franceses como “la canción del siglo XX”.

    “A Brel no lo conocí porque cuando llegué a París se había retirado. Es poco común que cuando un artista alcanza tanto reconocimiento decida retirarse porque siente que se repite. Pero así fue, a pesar de que ni él ni su público se lo merecían. A quien sí conocí fue a la locutora que inspiró la canción, que dice “déjame ser la sombra de tus manos, la sombra de tu sombra, la sombra de tu perro; no me dejes”, recordó Jairo quien siguió con su repaso.

    “Con quien sí compartí muchas veladas, fue con Charles Aznavour: una experiencia que fue mi escuela en Francia. Hice una gira con él, y cuando terminaba la jornada nos íbamos a cenar. Era el momento de las anécdotas. Contaba que cuando llegó a París, lo alojó la mismísima Edith Piaf en su casa. Aprendí mucho de él; había mucha exigencia, y es ahí donde uno verdaderamente crece”, siguió. De Aznavour harán Je m’voyais déjá.

    Para ambos artistas la idea de realizar esta singular aproximación se debe también a la calidad melódica de esas composiciones. “Surgió de una manera espontánea. No queríamos hacer algo previsible. Entonces, nos abocamos a trabajar sobre ideas rítmicas, y así fueron surgiendo interesantes caminos, que nos llevaron a que dos temas de Christophe, Les paradis perdusLes moets bleus, los hagamos en ritmo de baguala y de huayno; o que Le meteque, de Georges Moustaki, suene en tiempo de chacarera. Se generan climas muy interesantes a la hora de la improvisación. Trotignon es un pianista creativo, y le da un tono jazzístico, además de francés, a la música”, explicó Garay, un músico que tocó con el genial guitarrista Philip Catherine y que formó parte de la banda de la cantante Dee Dee Bridgewater.

    La selección musical contiene tesoros conocidos y no tanto. “Haremos temas de lo que en Francia llaman ‘la santísima trinidad’, que son Brel, Georges Brassens y Léo Ferré, además de los de Moustaki y Aznavour, entre otros. Puede verse como un homenaje pero con una mirada personal. La clave es hacer las canciones con un espíritu muy libre”, agregó el cantante.

    Para su socio, “la esencia es la libertad para tocar”. “Nos gusta hacer una música abierta. Jairo cantará sobre una atmósfera de mucha interacción y diálogos con Trotignon, a quien conozco mucho, debido a que hace tiempo que tocamos  juntos. El placer estará en ese vértigo que genera la improvisación; un vértigo saludable que nos permite exigirnos”, añadió.

    Ambos músicos mantienen, en paralelo, sus actividades individuales. En ese campo, en tanto Jairo comenzará en el segundo semestre del año una gira sinfónica por Centroamérica y América del Norte, Garay hará una serie de presentaciones a dúo con Trotignon en el interior de nuestro país, para regresar a luego a Francia, con agenda completa.

    Pero antes, ponen toda su capacidad al servicio de la emoción que les despiertan las fechas de JaZZiro en el Maipo, a las que atribuyen un fuerte potencial. “La propuesta me genera un enorme entusiasmo por todo lo que significa. Cantar a los grandes de la chanson con una música tan personal es una posibilidad única”, dijo Jairo, ante la aprobación del percusionista, que concluyó: “Nos gustaría grabarlo, y después llevarlo a Francia, donde nació la idea.”

     

    Un equipo con grandes individualidades

    “Es uno de los pianistas que mejor encarna el moderno espíritu jazzístico francés”, dijo Minino Garay a la hora de definir al pianista Baptiste Trotignon. Nacido hace 40 años en Nantes, comenzó a los cinco años con el violín para pasarse poco después al piano. De ahí al jazz, fue un solo un paso. Fue premiado con el Django de Oro (2001), el International Piano Jazz Martial Solal (2002) y con el Jazz Victory (2003), como músico revelación. Tocó con los saxofonistas Archie Shepp, David Murray y Frank Morgan, entre sus discos se destacan Song, Song, Song (2012), donde se luce como improvisador, y Hit(2014). El equipo lo completa el bajista -también cordobés- Carlos Buschini, quien a partir de 1989 hizo base en Italia, para ser parte de proyectos de músicos de distintos géneros, como Tomohiro Yahiro, Raúl Carnota y Tommy Gubitsch.

     

    Borges, la dictadura e Illia

    Ambos de Cruz del Eje, la relación del cantante con el ex presidente Arturo Illia fue uno de los temas durante la charla con la prensa. “Cuando me fui de la Argentina, una de las personas que me dio varios contactos para relacionarme en Francia, fue don Arturo Illia. Recuerdo que uno de mis discos, dedicados a la poesía de Borges, fue censurado en la época de la última dictadura, y cuando le dije que no entendía por qué, si yo sólo estaba cantando poesía borgeana y ni siquiera era un cantante de protesta me contestó: ‘Y aunque lo fueras, no deberían censurarte’. Ese era su espíritu”, recordó el cantante.

     

    Dos noches en el Maipo“JaZZiro” va el 5 y el 12 de mayo, a las 21 horas, en el teatro Maipo, Esmeralda 443. Entradas disponibles a través de Plateanet, de $200 a $500.

     


    1 Comentario

    1. baillot Joëlle /

      De très belles chansons.De bons musiciens.Dommage que nous n”ayons pu y assister!